La fascitis plantar es una condición médica que se caracteriza por la inflamación de la fascia plantar, una banda gruesa de tejido que se encuentra en la planta del pie y conecta el hueso del talón con los dedos, pasando por el arco. Esta banda es clave en la mecánica del pie, especialmente en la absorción y distribución del impacto durante la marcha.
fascitis-plantar

¿Quién es más susceptible a la fascitis plantar?

La fascitis plantar es más común en varios grupos específicos:

  1. Deportistas: Especialmente aquellos que participan en actividades que implican correr o saltar, como atletas y corredores, debido a la presión repetitiva sobre el talón y el arco del pie.
  2. Personas con sobrepeso u obesidad: El exceso de peso aumenta la presión sobre la fascia plantar, lo que puede llevar a su inflamación.
  3. Personas que pasan muchas horas de pie: Quienes tienen trabajos que requieren estar de pie por períodos prolongados, como camareros, profesores o trabajadores de la salud, enfrentan un riesgo mayor debido a la presión constante en la fascia plantar.
  4. Personas con problemas de pie: Aquellos con pies planos, arcos altos, o que no usan calzado adecuado con suficiente soporte pueden desarrollar fascitis plantar debido a la distribución irregular del peso en sus pies.
  5. Personas de mediana edad y mayores: La fascitis plantar es más común en personas de 40 a 60 años, particularmente porque los tejidos se vuelven menos elásticos y el grosor de la fascia puede disminuir con la edad.

Consejos para Prevenir la Fascitis Plantar

Prevenir la fascitis plantar es posible siguiendo algunos consejos simples:

  • Elige el calzado adecuado: Usa zapatos con buen soporte de arco y amortiguación adecuada.
  • Mantén un peso saludable: Reducir la carga sobre tus pies puede prevenir la inflamación de la fascia plantar.
  • Alterna tus actividades: Evita sobrecargar la planta del pie con actividades repetitivas y busca alternativas como la natación o el ciclismo.

Tratamientos de fisioterapia para la fascitis plantar

En Fisioterapia Susana Domínguez, utilizamos una combinación de técnicas para tratar la fascitis plantar, ajustándonos a las necesidades específicas de cada paciente.

Terapia manual

La terapia manual incluye técnicas como el masaje de tejido profundo, que ayuda a aliviar la tensión y el dolor en la fascia plantar. Este tipo de masaje mejora la circulación y reduce la inflamación, ofreciendo un alivio considerable del dolor.

Estiramientos específicos

Los estiramientos dirigidos a la fascia plantar y al tendón de Aquiles pueden ser extremadamente beneficiosos. Estos ejercicios ayudan a mejorar la flexibilidad y a reducir la tensión en el talón y el arco del pie.

Ejercicios de fortalecimiento

Fortalecer los músculos alrededor de la fascia plantar puede ayudar a distribuir mejor la presión a lo largo del pie. Los ejercicios de fortalecimiento se centran en mejorar la estabilidad del tobillo y el arco del pie, apoyando la estructura completa del pie.

Uso de tecnología y equipos especializados

La terapia con ultrasonido y la terapia por ondas de choque son tratamientos no invasivos que utilizamos para tratar la inflamación de la fascia plantar. Estas tecnologías promueven la curación del tejido y son altamente efectivas para casos persistentes de fascitis plantar.

No dejes que la fascitis plantar limite tu vida

Si estás lidiando con el dolor persistente de la fascitis plantar, en nuestra clínica de fisioterapia en Granada podemos ofrecerte un camino hacia la recuperación sin necesidad de intervenciones quirúrgicas. Con el tratamiento adecuado, podrás volver a disfrutar de tus actividades diarias sin dolor. Contáctanos hoy y descubre cómo podemos ayudarte.

 

NUEVOS PROYECTOS TERRITORIALES PARA EL REEQUILIBRIO Y LA EQUIDAD, EMPRENDIMIENTO Y MICROEMPRESAS

LÍNEA 6: TRANSICIÓN DEL TRABAJO AUTÓNOMO Y DE LA ECONOMÍA SOCIAL HACIA UNA ECONOMÍA VERDE Y DIGITAL

Nombre de la entidad: Susana Domínguez Peregrina

EXPTE. Nº: MRR222022SC000001161

Pedir Cita WhatsApp