Dadas las molestias que se producen durante la gestación, la fisioterapia para embarazadas es una de las mejores opciones para aliviar esas molestias que aparecen con el embarazo, las cuales pueden resultar muy dolorosas, afectando enormemente al día a día.

Un masaje durante el embarazo aliviará los cambios físicos y anímicos habituales entre las mujeres embarazadas, consiguiendo un mayor bienestar, relajación y tranquilidad.

Si te gusta la idea, en este post te vamos a contar cómo la fisioterapia ayuda en el embarazo aliviando las molestias y cuándo se recomienda. De modo que si estás en periodo de gestación, presta atención y toma nota porque te contamos todo lo que debes saber sobre este tema.

 

¿Cómo la fisioterapia ayuda a aliviar los dolores del embarazo?

Durante el embarazo el cuerpo de una mujer se enfrenta a múltiples cambios corporales tanto a nivel físico derivados de la reorganización estructural que está viviendo el organismo, y emocionales por toda la cascada hormonal que este proceso conlleva.

Estos cambios pueden traducirse en la aparición de dolores lumbares, cervicales, intercostales, ciática o piernas cansadas entre otros síntomas, que resultan muy molestos.

La fisioterapia en el embarazo aliviará estas molestias mediante técnicas manuales que favorecerán la relajación de las zonas que estén más congestionadas proporcionando un alivio casi de inmediato en la mujer, ayudando a llevar los nueve meses de embarazo en unas mejores condiciones y disfrutar al máximo de esta etapa.

 

¿Cuándo es recomendable asistir al fisioterapeuta durante el  embarazo?

Los masajes durante el embarazo tratan las dolencias que van apareciendo a medida que avanza la gestación, lo que será de gran ayuda para afrontar esta etapa en las mejores condiciones posibles, tanto a nivel físico como psíquico, por lo que está totalmente recomendado en cualquier trimestre del embarazo. Además, este tipo de masajes también ayudarán a preparar la zona del suelo pélvico para el momento de dar a luz, en este caso el masaje perineal, algo fundamental en nuestra preparación al parto y recomendado generalmente a partir de la semana 32.

Es cierto que sonaría raro decir que vas al fisio sino te duele nada, pero no tendría porqué. Durante el embarazo tenemos muchos motivos por los que acudir al fisioterapeuta sea muy aconsejable, ya bien sea para aliviar esas molestias propias o para hacer preparación al parto y de lo que hablaremos otro día.

 

¿Qué tipos de masajes en el embarazo son los más eficaces?

El tipo de masaje en el embarazo más adecuado dependerá de la fase de gestación en la que se encuentre la madre, aunque por lo general, siempre se recomiendan los masajes de lado, ya que es la postura más cómoda.

Asimismo, la intensidad del masaje para embarazadas dependerá de la finalidad del propio masaje y de los resultados que se pretendan conseguir.

 

Masaje linfático en el embarazo

Otra opción es el masaje en el embarazo linfático, destinado a reducir la retención de líquidos. Se recomienda aplicar en el último trimestre de embarazo, cuando la retención de líquidos es más intensa.

Su objetivo principal será proporcionar alivio y relax a la mamá. Esto le va a permitir disfrutar de una de las etapas más bonitas en la vida de una mujer.

Pedir Cita WhatsApp Enviar WhatsApp